Armando Ruiz

2019

En Venezuela las ejecuciones extrajudiciales, las muertes por “presuntos enfrentamientos” y las masacres son un problema creciente que contribuye al alto índice de violencia que se vive en el país, el Estado a través de sus órganos de seguridad se ha convertido en responsable y cómplice de estos asesinatos. 

“Pedestal” se erige como un monumento que nos recuerda que la muerte ha sido institucionalizada por parte del Estado.

“Despedazado” hace referencia a la idea de la agresión producida hacia el otro desde el endurecimiento y la frialdad.

El libro “CEDJA” recoge información de la masacre perpetrada en el año 2017 en el Centro de Detención Judicial de Amazonas (CEDJA) donde se violaron derechos fundamentales de los detenidos, no hubo negociación con los internos, fueron cometidos actos de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes por parte de los organismos de seguridad que participaron (FAES, CICPC, GRIC, CONAS), no hubo acompañamiento ni garantías de parte de la Defensoría del Pueblo ni del del Ministerio Publico, como resultado fueron asesinados 39 privados de libertad.

“Ejecuciones” está constituida por 3792 letras en cuero, las letras conforman nombres de personas ejecutadas extrajudicialmente por los cuerpos de seguridad del Estado venezolano. La decisión de realizar las letras en cuero y amontonarlas afianza la relación con los cuerpos amontonados en las masacres. La desorganización de los nombres motiva a pensar en la desinformación del Estado venezolano en relación con el problema.